LIVE NIRVANA INTERVIEW ARCHIVE August 13, 1993 - Seattle, WA, US

Interviewer(s)
Rafa Cervera
Interviewee(s)
Krist Novoselic
Dave Grohl
Publisher Title Transcript
Ruta 66 Nirvana, El Momento Decisivo Yes (Español)

Se acabaron las especulaciones: Nirvana han pasado la prueba del algodón, ni rastro de melindrosería en «In Utero», el dificultoso tercer álbum del trío que, durante los últimos dos años, ha visto como su influjo ponía de moda Seattle y el grunge, catapultaba el pequeño emporio de Sub Pop hacia la distribución masiva, o sentenciaba al rock alternativo a ser contemplado de un modo más… tolerante. Todo eso entre las cosas positivas; entre las negativas, destacar la lluvia de mierda que los Nirvana - especialmente Kurt Cobain y su conflictiva señora Courtney Love - ha recibido desde los media.

Como la controversia les ha perseguido hasta el último momento (Steve Albini dijo que el disco era tan anticomercial que Geffen se negaba a publicarlo), las pocas entrevistas que conceden han de ser con gente que no se haya metido con ellos: y piden pruebas impresas de ello. Al final, una conversación telefónica con Chris Novoselic y Dave Grohl desvela los motivos de tanta suspicacia.

- ¿Qué esperas de vuestro nuevo disco, qué reacción crees que causará entre la gente?

Chris - Oh, bueno, creo que todos los discos que hemos hecho hasta ahora eran bastante definitivos. Cuando fichas con una multinacional parece como un rito obligatorio hacer un disco para el consumidor, «Nevermind» fue un poco eso. Ahora hemos descartado esa posibilidad, grabamos un álbum que refleja perfectamente lo que es Nirvana ahora. Eso no significa que reniegue de «Nevermind», quién sabe si no volveremos a hacer un disco tan pulido en el futuro. El poder reinventarte a ti mismo tantos veces como desees es algo implícito en las reglas básicas del rock & roll.

- Se supone que este disco cribará a vuestros fans, mantendrá contentos a vuestros seguidores de siempre y espantará a los domingueros.

- A veces hemos hecho declaraciones así, pero eran momentos en los que estábamos peleando con una situación nueva para nosotros, la del superestrellato. Eso nos tenía bastante confundidos y amenazábamos con sacar un LP que fastidiara a todo el mundo. Hacer algo así hubiese sido un poco reaccionario; entonces teníamos que defendernos ante cómo ocurrían las cosas, ahora es más fácil. No queremos excluir a nadie… hermanos y hermanas, todos a bordo. Todo el mundo es bien recibido en la iglesia de Nirvana.

- ¿Podrías explicarme exactamente qué pasó con vuestro último productor, Steve Albini?

- Esto es lo que ocurrió. Queríamos retocar «In Utero», había un par de personas que no parecían contentas con los resultados. Entonces Albini concedió una entrevista que terminó convertida en un extenso artículo y que venía a decir que el nuevo disco de Nirvana era un suicidio comercial, algo inescuchable, que la discográfica lo aborrecía y nuestro manager también. Deberíamos habernos temido algo así pues todos conocíamos la personalidad de Steve Albini y sabernos el tono qué pueden llegar a alcanzar sus declaraciones. Nosotros no teníamos ninguna pretensión cuando entramos en el estudio a registrar «In Utero», solo queríamos salir de allí con un buen disco. Había mucha expectación ante este disco así que cualquier rumor sobre él terminaba amplificado hasta la distorsión.

- Luego es cierto que el disco necesitó algunos retoques…

- Había algunas cosas que queríamos cambiar en un par de temas. «Heart Shaped Box», Kurt y yo hablamos y decidimos que necesitaba unos coros; también había una parte de la canción que no terminaba de convencerme. Teníamos que trabajar rápido, así que para remezclarla llamamos a Scott Litt, que estaba disponible, y remezcló el tema. Como verás, no era para tanto. Llega una revista de información general y hace una tormenta de una gota de agua. Eso sí, son especialistas en ensuciar cualquier información, siempre recurren a fuentes no identificadas. Es una mierda, terminas no creyendo nada de lo que lees.

- ¿Estás contento con el resultado final?

- Sí, esto es lo que podríamos denominar un autentico disco de grunge. Es sucio. Pero para hacerle justicia hay que decir que cada canción tiene su propia personalidad, cada tema ha sido tratado como una entidad aislada. Insisto, creo que la palabra que mejor lo define es grunge… cuando sacamos «Bleach» nadie usaba ese término, significaba algo así como la suciedad acumulada en la cortina de tu ducha. Ahora ya es parte de nuestro vocabulario, tenemos que vivir con ella.

- ¿Y no es un poco malvado el hecho de que la canción que más se parece a «Smells Like Teen Spirit» haya sido bautizado como «Rape me» (Viólame)?

- He, he… sí se parece algo a «Smells…», pero no es algo intencionado.

- Creo que la estrenasteis hace más de un año, en la gala de los premios MTV…

- Aaah, en aquel bolo nos pasamos mogollón. Les dijimos a los organizadores que no queríamos tocar «Smells…» y que íbamos a tocar «Rape Me». Por supuesto, nos dijeron que de ningún modo, y aunque nosotros insistíamos en que si, ellos se empeñaron en que no. Nuestro manager intento disuadirnos: «mirad chicos, hay que pensar que existe algo llamado relaciones; represento a otras bandas y, además, corremos el peligro de que nunca vuelvan a poner nuestros vídeos, bla, bla, bla» Al día siguiente fuimos al concierto y, sólo para ponerles un poco nerviosos, empezamos con «Rape Me» pero la convertimos rápidamente en «Lithium». Al productor del programa casi le da un ataque al corazón.

- ¿Qué opinas de los que afirman que las bandas nacidas en la orilla independiente deben ser fieles a sus orígenes para siempre?

- Me parece un planteamiento válido siempre y cuando no se convierta en doctrina. He estado en tiendas de discos de ciudades pequeñas y he encontrado el último de Mudhoney, y eso me parece fantástico porque hace unos meses era algo impensable, en las cubetas sólo hubiera encontrado a Paula Abdul y Garth Brooks. Algo así se da porque Mudhoney está en una multinacional; el chaval que no tiene oportunidad de comprarse el disco porque vive lejos de Seattle ya puede hacerlo sin problemas, me parece genial.

(Chris me cuenta orgulloso que esa misma noche, en Seattle, va a ver a Aerosmith, y se despide para cederle el auricular a Dave Grohl).

- ¿Qué canciones de «In Utero» son tus favoritas?

Dave - «Milk it», «Tourrets», «Heart Shaped Box» y «Scentless Apprentice» son las que más me gustan, aunque no son las más divertidas a la hora de tocar, son temas que, cuando los oigo, me entran ganas de levantarme y hacer locuras.

- ¿Dirías que «In Utero» es un disco comercial?

- En absoluto. Un momento, ¿qué es comercial?, yo nunca pensé que «Nevermind» fuera comercial y resultó que vendió un huevo. Tampoco creo que este disco sea comercial, al menos lo es bastante menos que «Nevermind», pero ya veremos que ocurre. No es un asunto que nos parezca Importante. «In Utero» suena como el grupo, es una buena representación de lo que hacemos. Si fuera como «Nevermind» sería un rollo, no nos gusta repetirnos, no queremos hacerlo nunca. Una de las cosas que me gusta de Nirvana es que siempre estamos experimentando y cambiando cosas. Desde luego, la producción lo hace un disco no comercial.

- En la próxima gira parece que contáis con un segundo guitarra, algo que el grupo ya intentó hace años - con Jason Everman - y que no funcionó.

- De lo de Jason no puedo opinar porque yo aún no estaba en la banda y no llegué a conocerle. Nosotros tres podemos hacer muchas cosas, pero podemos hacer aún más con otro guitarra, Es otro experimento que nos ayudará a que la música suene más poderosa, o más ruidosa, o lo que nos propongamos conseguir

- Al principio se anunció que era John Duncan (ex Exploited) quien se unía a Nirvana, pero finalmente ha sido Pat Smear, antiguo componente de Germs.

- John tocó en el concierta en New York, durante cuatro canciones, fue una prueba, algo que hicimos para divertirnos. Eso nos llevó a considerar la posibilidad de tener otro guitarra en el escenario, John es técnico y seguirá trabajando como tal con el grupo, pero el fichaje definitivo es Pat Smear.

- ¿Qué discos escuchas últimamente?

- El LP de Frank Black es uno de mis favoritos ahora mismo. Una banda nueva, Kyuss, que es increíble, son como… bueno, no me gusta decirlo así, pero son como los nuevos Black Sabbath, son muy pesados y tienen una actitud muy refrescante. El nuevo disco de los Melvins, «Houdini», es también muy bueno, realmente 'cool'. Todo el mundo sabe que los Melvins no van a cambiar ni un ápice en sus planteamientos, y sin embargo, han hecho algo diferente. A ellos también les gusta cambiar, odian hacer lo mismo dos veces. Les ha salido un disco muy raro.

© Rafa Cervera, 1993